Volver

¿Cómo se relacionan las principales enfermedades comunes con la incontinencia urinaria?

La hipertensión es una de las enfermedades comunes que produce incontinencia urinaria. Esto se debe a que cuando la presión arterial está elevada, se aumenta también la frecuencia en la necesidad de orinar. Otra causa está relacionada con la presencia de la diabetes. En ocasiones, la persona que padece la enfermedad puede no estar consciente de la necesidad de ir al baño. Sufrir de accidentes cerebrovasculares (ACV) de alguna manera también debilita los músculos esfínteres, lo que produce urgencias urinarias. Padecer de cáncer de próstata es otra de las enfermedades comunes que puede causar incontinencia en los hombres. Mientras que, en las mujeres puede producirla la presencia de la menopausia, y aumento de líquidos en el organismo. Las mujeres pueden sufrir un aumento en su vejiga durante este período. Y al existir este incremento, hay presión en la vejiga que produce la incontinencia. H2: Algunas precisiones sobre la incontinencia urinaria La incontinencia urinaria, más común de lo que se imagina, es la pérdida del control de la orina por parte de la vejiga. Puede ser producida desde un simple tosido, hasta por las enfermedades comunes. No solo aparece en adultos de la tercera edad, sino que además afecta a personas jóvenes o de mediana edad, pero se presenta con mayor frecuencia en personas mayores.

  • ●Se comienzan a sentir ganas inesperadas de ir a orinar, y muchas veces no se logra llegar al baño para hacerlo.
  • ●En ocasiones existe un pequeño goteo que no se controla, ya que los músculos están un poco debilitados.

Adultos mayores: ¿cómo se ven afectados?

Existen varias enfermedades comunes que aparecen en adultos mayores y pueden hacerles padecer de necesidades de orinar con mayor frecuencia. Uno de esos casos es el Parkinson. Sus constantes movimientos involuntarios producen una debilidad en los músculos que ocasiona el poco control de la salida de líquidos. El Alzheimer es otra de las enfermedades comunes en la que el paciente puede sufrir de incontinencia por no recordar cómo hacerlo ni dónde. Una forma sencilla de ayudar a los adultos mayores a controlar la situación es crear en ellos el hábito de ir al baño a horas determinadas. Si no pudo resistir los deseos y ensució su ropa, hay que ayudarlos a cambiarse lo antes posible para evitar la incomodidad de la prenda húmeda. Para disminuirla puede tratarse con algunos ejercicios de la vejiga, como controlar la salida de la orina un poco cuando que se sienta la necesidad de ir al baño. Una vez que haya orinado, debe intentarse hacerlo una segunda vez. Y fijarse horarios específicos para ir al baño. Con estos consejos, de seguro podrás ayudar mejor a algún familiar con incontinencia urinaria.

 

Bibliografía:
Mayo Clinic. (2019). Incontinencia Urinaria. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/urinary-incontinence/symptoms-causes/syc-20352808
Cuidateplus. (2019 Incontinencia urinaria. Recuperado de https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/urologicas/incontinencia-urinaria.html
Knowalzheimer. (2016). Alzheimer e incontinencia. Recuperado de https://knowalzheimer.com/alzheimer-e-incontinencia/
Medineplus. (2019).  Causas de la incontinencia. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003142.htm
Ayudafamilia. (2017). Enfermedades comunes en adultos mayores Recuperado de http://ayudafamiliar.es/blog/enfermedades-comunes-personas-mayores-12-enfermedades-cronicas-ancianos
Cochrane. (2019). ACV e incontinencia  2019 Recuperado de https://www.cochrane.org/es/CD004462/tratamiento-de-la-incontinencia-urinaria-despues-del-accidente-cerebrovascular-en-pacientes-adultos