Volver

Manejando la incontinencia en el trabajo

Reuniones largas, plazos ajustados, un turno largo. Si está preocupado por las pérdidas de orina mientras trabaja o porque va frecuentemente al baño debido a una vejiga hiperactiva, aquí hay seis pasos estratégicos que puede tomar para reducir su ansiedad y evitar accidentes.

 

Cuéntele a alguien de confianza.

Dependiendo de sus circunstancias y de su nivel de comodidad, es posible que desee explicar sus frecuentes visitas al baño a su jefe o al profesional de recursos humanos apropiado en su lugar de trabajo. O tal vez prefiera mantenerlo en privado; eso depende totalmente de usted. Si decide compartirlo, no necesita dar más detalles que la simple explicación: “Tengo un problema médico que requiere tratamiento".

 

Utilice el producto adecuado.

La protección actual, como nuestros productos Plenitud® están diseñados específicamente para retener la orina y retener la orina, por lo que protegen más que los productos para el cuidado de la mujer. Plenitud® ofrece variedad de soluciones para manejar los diferentes tipos de incontinencia en el día a día.

 

Siéntese cerca de la salida.

Cuando haya una reunión en su agenda, llegue temprano y escoja el asiento más cercano a la puerta. De esa manera, si tiene que salir una o más veces, será menos visible.

 

Evite la cafeína y el exceso de agua.

Tomar otra bebida o una taza de café más mientras se está en esas largas reuniones o turnos puede convertirse en un reflejo automático. Piense antes de beber. La cafeína en el café (y en el té) actúa como un diurético, aumentando su necesidad de ir al baño. Naturalmente, beber mucha agua también agravará el problema. Esfuércese por conseguir el equilibrio adecuado para tomar los líquidos suficientes.

 

Practique Kegels durante el día de trabajo.

Los ejercicios de Kegel son una forma de controlar los escapes de la incontinencia urinaria de esfuerzo y usted puede hacerlos en cualquier momento y en cualquier lugar. Para realizar los ejercicios de Kegel, contraiga los músculos que usaría para detener el flujo de orina. Mantenga la contracción durante tres segundos y luego relájese. Haga esto de ocho a diez veces, por lo menos tres veces a la semana.

 

¡Solo trabajo y nada de preocupaciones!

No hay razón para que los escapes de orina interfieran con sus responsabilidades en el lugar de trabajo y su éxito continuo. Con el enfoque correcto, manejar la incontinencia puede ser fácil en sus días de trabajo.

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
6 Pequeños cambios para grandes resultados
Siguiente
El clima frío: la conexión con la incontinencia